El riachuelo

Silbaba al caminar, con las manos jugueteando en los bolsillos de sus amplios y ligeros pantalones de lino; sobre su cabeza un panamá de cáñamo que la protegía del tímido sol de aquella mañana de verano y un pañuelo sobre sus delgados hombros, desprotegidos por su blusa de tirantes, dispuesto Leer más…

Mi tiempo

Creo que lo dejaré para mañana; nada es tan urgente. He pensado mucho en ello, a veces diría que demasiado, y he llegado a la conclusión más razonable: Nada es tan urgente, nada. Al principio tuve la opinión contraria, siempre pensé que la vida no podía esperar ni aplazarse, debía Leer más…

Libre

Aquella firma lo separaba de su vida anterior como un cuchillo caliente cortaba la mantequilla. No le tembló la mano al tomar el bolígrafo, ni tampoco dudó un instante al dibujar su compleja rúbrica sobre el papel. Asumía aquel destino como inevitable, como una sentencia firme e inapelable. Nadie hablaba. Leer más…

La vuelta a casa

Vestirse cada día una sonrisa era ya de por sí un esfuerzo para Laura. Tras velar armas cada noche, intervalo de sueños normalmente deshilachados por los recuerdos que fluían de la oscuridad, se alzaba sobre la niebla del dolor y caminaba descalza por una senda de cristales rotos hasta perder Leer más…

Flores de sal

Trenzar los dedos de sus manos era como entretejer sus almas para caminar a la par, nunca uno por delante del otro sino marcando un paso irregular, como un baile, como la respiración entrecortada que trae la pasión. Sus miradas eran como faros, que giraban para observarse y darse luz, Leer más…

La última curva

Saberlo no le hizo más sabio. Ni tan siquiera le sirvió para evitarlo. Tan sólo le permitió ser consciente de que el tiempo era un regalo que había desperdiciado una y otra vez, viéndolo pasar como el agua de un río. Allí estaba él, con las manos metidas en los Leer más…

Alejandra

Si hubiera llegado a saber la cantidad de veces que llamaría a su puerta quizá nunca habría contestado a su llamada. Pero así era Alejandra, una puerta que siempre se abría cuando llamaban, una voz calma al otro lado del teléfono, un remanso de paz en el que muchos descansaban Leer más…

El baile

Todas las puertas estaban abiertas en aquella casa junto al lago. La brisa que desprendían las aguas jugueteaba con las cortinas de las ventanas haciéndolas bailar y el ritmo inconstante de las pequeñas olas adormecía a Daniel mientras luchaba por no releer una y otra vez el mismo párrafo de Leer más…

Atasco

“A la segunda va la vencida”, pensó, y volvió a bajarse los pantalones en medio del virulento tráfico que inundaba la avenida esa mañana de verano. El reflejo del sol en sus blanquecinas nalgas cegó sin remedio entonces, al conductor del autobús número 8, que había olvidado las gafas de Leer más…

Descalza

Aparcó frente a la playa y decidió que el mar sería su aliado. Descalza, sintiendo la arena fría de enero bajo sus pies, caminó hasta la orilla y, como un bautismo invernal, continuó andando hasta que el agua helada cubrió sus hombros y comenzó a besar sus labios. Su ropa, Leer más…