El gato.

Tenía un ojo de cada color. Sabía que eso tenía un nombre, se lo había escuchado decir una vez al médico de un carguero bengalí que había fondeado en el puerto para reparar el motor, pero era incapaz de acordarse, total, ¿para qué?, ¿a cuánta gente le puedes decir “mira, Leer más…

Huecos

No los vemos desde casa, ni cuando salimos a los balcones a aplaudir cada tarde, pero cuando la vida vuelva a su cauce, cuando todo esto no sea más que un mal recuerdo, el mundo estará lleno de huecos, espacios vacíos, sitios que contenían personas, amigos, familiares, y que ahora Leer más…

Por garvidal, hace

Trenes

Los trenes ya no paran en las estaciones, nadie baja ya a estirar las piernas, fumar un cigarrillo, comprar una revista o una chocolatina, nadie se queda en la puerta del vagón viendo como aquellos que esperan reciben con abrazos ilusionados a los que llegan, nadie se detiene en el Leer más…