Pedro

La tormenta amenazaba con derrotar la tarde. Desde el escaso balcón que circundaba el bulbo del faro, Pedro soportaba estoico las arremetidas racheadas de la lluvia que, como una bandada de abanicos de agujas, caían sobre él. Si alguien lo hubiera visto allí no habría podido saber si era el Leer más…