Roberto

El eco le dio la única bienvenida al entrar en casa. Se detuvo unos instantes en la entrada, mientras su vista se acostumbraba a la penumbra fría y cortante del lugar. En sus dos maletas traía toda su vida y los recuerdos que le quedaron de ella, los que le Leer más…