47 años

Hay una hora en la que el día se besa con la noche y la tarde se sonroja. A esa hora los recuerdos se vuelven más intensos y se filtran a través de la quietud del ocaso, atajando al corazón desde el pasado como una fuente que borbotea. Es esa Leer más…