La última curva

Saberlo no le hizo más sabio. Ni tan siquiera le sirvió para evitarlo. Tan sólo le permitió ser consciente de que el tiempo era un regalo que había desperdiciado una y otra vez, viéndolo pasar como el agua de un río. Allí estaba él, con las manos metidas en los Leer más…