Flores de sal

Trenzar los dedos de sus manos era como entretejer sus almas para caminar a la par, nunca uno por delante del otro sino marcando un paso irregular, como un baile, como la respiración entrecortada que trae la pasión. Sus miradas eran como faros, que giraban para observarse y darse luz, Leer más…