Libre

Aquella firma lo separaba de su vida anterior como un cuchillo caliente cortaba la mantequilla. No le tembló la mano al tomar el bolígrafo, ni tampoco dudó un instante al dibujar su compleja rúbrica sobre el papel. Asumía aquel destino como inevitable, como una sentencia firme e inapelable. Nadie hablaba. Leer más…