Expectativas

Nada más entrar en la tienda comenzó a agobiarse. El pánico le impelía a cruzar de nuevo la puerta andando despacio hacia atrás como si nunca hubiera entrado. Ya lo tenía decidido cuando, frente a él, de repente, apareció un trajeado vendedor de sonrisa radiante y, tomándolo de la mano lo saludó sin dejar de hablar arrastrándolo hacia dentro de la tienda como si fuera un agujero negro.

  • Buenos días, don….
  • Luis.
  • … Luis, bienvenido, venga, estaremos más cómodos en mi despacho, sin duda a los buenos clientes hay que tratarlos como se merecen. – Lo sentó en una mesa al lado de otro montón de mesas exactamente iguales en las que un montón de vendedores vestidos con el mismo traje sonreían exactamente igual a clientes tan desubicados como él. – Dígame señor Felipe…
  • … Luis …
  • … Luis, claro, Don Luis ¿qué deseaba?.
  • Pues…. – temblaba ligeramente – … yo… quería, venía… bueno, yo buscaba, bueno, quería generar unas expectativas – lo soltó – unas buenas y grandes expectativas. Quiero generar expectativas, eso es.
  • Claaaaro, ha venido al sitio perfecto, está usted donde debería estar – no dejaba de sonreír – tenemos todo tipo de expectativas, para todos los modelos, de todas las alturas, seguro que podemos encontrar las que usted busca. Digamos que usted quiere unas expectativas…
  • Altas, quiero generar unas altas expectativas.
  • … altas, obviamente, no lo había dudado ni por un momento, alguien como usted generará altas expectativas casi sin coste, tranquilo…, vamos, comencemos por el principio… – tecleaba en su ordenador, lo miraba, volvía a teclear, volvía a mirarlo, comenzaba a hablar ehhh, pero volvía a teclear inmediatamente, así un buen rato, un incómodo buen rato – … bien, altas expectativas, tenemos muy altas expectativas, vamos a hacer un pequeño test, ya sabe, la Unión Europea nos obliga a hacer un pequeño test llamado Efid para ver si el cliente entiende el contrato de compra de expectativas y si aquellas se adaptan a su perfil, pero vamos, puede estar tranquilo, las que usted realmente quiera comprar estarán a su alcance… vamos a ver, don Juan…
  • … Luis…
  • … Luis, claro, don Luis, vamos a comenzar, ¿nivel de estudios?, ni pregunto, universitarios superiores, está claro al verlo, menudo porte…
  • … bueno, tengo fp de administrativo…
  • … perfecto, siempre se lo digo a mis hijos, vamos, si tuviera hijos les diría, nada mejor que FP, yo mismo si no hubiera hecho el máster de coaching empresarial en la federación de empresarios provincial habría estudiado FP…, sigamos, aficiones…
  • Bailo claqué…
  • ¡Bailarín, caramba, eso es increíble, genial, menudo nivel!…
  • … bueno, bailarín igual es mucho, una vez fuia a una clase y… no sé…
  • … conocimientos rítmicos básicos, no hay problema… más cosas, ¿mascotas?…
  • … tengo un pez …
  • ¡Acuario, acuario en casa, genial!, ¿de cuantos litros, peces tropicales?…
  • Bueno, no, no sé, es una pecera de esas de bola, y el pez es un pez, me toco en una tómbola, es un buen pez, no da problemas, sólo flota…
  • Genial, te gustan los animales, muy bien, esto está quedando muy bien, sigamos, ¿viajes?.
  • Voy mucho en autobús, es cómodo.
  • Perfecto, que bien está quedando esto… le encanta viajar por carretera en grupo, es usted muy social. Bien, la parte de idiomas la obviamos, ¿quién no habla inglés y francés hoy en día?, -masculló- mejor ni pregunto… vale, lo imprimo… -la pequeña lexmark se puso a escupir hojas como loca- bien, aquí está el resultado, obviamente no hay ningún problema, genial. Y ahora dígame, ¿qué expectativas quiere?.
  • Altas, quiero generar unas altas expectativas.
  • Vale… -el tono del vendedor cambió- bien, por la normativa que le he dicho antes, don Ramón…
  • Luis.
  • … Luis, don Luis, como le decía, esa normativa me obliga a decirle que, es posible, vamos, pasa raramente, no se preocupe, pero es posible queeeee -alargaba la frase- quizá, si usted genera altas expectativas igual no puede cumplirlas. -De repente todo se quedó en silencio, los demás vendedores lo miraban callados, los demás clientes afirmaban con la cabeza.- Pero vamos, no pasa, a veces, igual algún caso, no es normal… yo le aconsejaría que se decidiese usted por unas expectativas más humildes…
  • ¿Por?, no sé, yo creo que puedo generar unas altas expectativas…
  • obviamente, obviamente, ni lo dude, pero verá, una de las características de las expectativas es que no tienen fallos, ninguno, y claro, tenemos el efecto Cyrano, es un efecto terrible que, por nada del mundo querría que fuera su caso, firme aquí para que nos exonere de responsabilidades en este caso… eso es, aqui, línea de puntos… efecto Cyrano…
  • No le entiendo.
  • Le explico, usted genera las altas expectativas, ¿bien?, obviamente la otra persona se siente halagada, abrumada, cada una de las búsquedas de la otra persona se encuentran en usted, bueno, en usted no, en ese usted que generan las perfectas y altas expectativas que ha comprado, y eso va haciendo que se ilusione, que cree una imagen de usted y le dote de unas características. A ese personaje lo llamamos Cyrano, no me pregunte por qué, no me lo dijeron en el curso del fin de semana que me otorgó mi curso de coaching empresarial de la federación de empresarios provincial…
  • ¿No será por el libro?.
  • ¿Libro?, no sé, esperaré a la película. Bueno, pues eso, ese es Cyrano, sus altas expectativas se convierten en ese personaje. Pero luego llega la realidad, ahí no hay filtros, nosotros ya no podemos hacer nada por usted en ese momento, está usted, su usted real, allí, frente a la otra persona, pero la otra persona no lo espera a usted, espera a Cyrano, y entonces es cuando todo se estropea… si usted no es capaz de cumplir con las expectativas generadas, obviamente, cosa que no es posible, salta a la vista…
  • Ya.
  • Bueno, le repito, ¿qué tipo de expectativas quiere usted generar?.
  • Vale -Luis reflexionó- verá, yo podría generar unas expectativas medias, quizá bajas, ¿no?, eso evitaría el efecto ese que usted me dice, pero, ¿realmente con unas expectativas de ese nivel cree que alguien se fijaría en mí en el mundo virtual?, no, claro que no…
  • Pero sería usted, y sería sincero…
  • … ya, pero nadie estaría dispuesto a aceptar a alguien que genera tan poca expectativa…
  • No se preocupe, ya le he dicho que no había ningún problema, simplemente escriba aquí de su puño y letra que entiende que su perfil no es apto para generar altas expectativas, y ya está. Si usted está dispuesto a pagar el precio de ese nivel por nosotros no hay ningún problema.
  • Genial.
  • Pues hecho -le dio un apretón de manos- déjeme su tarjeta de ética, y vamos realizando el pago…
Esta entrada fue publicada en Microrelato. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.