Jacob

Publicado por garvidal en

El mundo de Jacob era pequeño pero hermoso. En él habitaban sus sueños, sus miedos, una pequeña planta carnívora y un deseo que floreció en su pecho durante una tarde de verano. En su mundo todo era sencillo; se podía ir caminando a todas partes y la gente con la que te cruzabas era amable. En realidad nunca se había cruzado con nadie, pero Jacob imaginaba que, cuando eso pasara, serían amables con él. El único problema de aquel sitio es que estaba vacío, vacío de otros, de caminantes, de gente que silba mientras mira escaparates, de hombres empujando carritos de bebes, de mujeres repartiendo leche en botellas de cristal y de niños que miran embobados los coches de bomberos que pasan a toda prisa hacia un parque en el que un gato se ha subido a un árbol. Aun así el mundo de Jacob era pequeño y hermoso. Le gustaba llenarlo de tulipanes, sobre todo los amarillos; eran sus preferidos. Le recordaban a su infancia aunque, en realidad, no sabía por qué. Y al final del camino siempre dejaba sitio para una canción, de esas que se enredan conforme van creciendo a través de uno y ya no puedes quitártela de la cabeza durante todo el día. Era un sitio tan pequeño que no cabía en él la soledad.

Categorías: Microrelato

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.