Mi tiempo

Publicado por garvidal en

Creo que lo dejaré para mañana; nada es tan urgente. He pensado mucho en ello, a veces diría que demasiado, y he llegado a la conclusión más razonable: Nada es tan urgente, nada. Al principio tuve la opinión contraria, siempre pensé que la vida no podía esperar ni aplazarse, debía estar llena de proyectos por cumplir y de entradas en la agenda, pero ahora creo que todos esos futuros vacíos, todos esos objetivos han de quedar ya siempre para mañana. Creo que contemplar este atardecer, esta serenidad madura de la tarde que se empapa de tonos ocres, es mucho más importante que todo eso, creo que la prisa provoca ceguera en el alma y difumina la verdad que nos rodea, nos engaña y acelera el tiempo que ya nunca recordaremos. Dejaré, por tanto, para mañana todo aquello que, en realidad, no quiero hacer, ante la duda severa de si llegará, y hoy, que es mi tiempo seguro, seré cigarra silenciosa, observador voluntario inundado por la calma, el sosiego y la paz que se alcanza cuando descubres que el tiempo no pasa sino que se descuenta, seré narrador de historias, contador de cuentos e inventor de mundos en los que otros vivirán. Me sobra tiempo para todo menos para vivir, así que, creo, lo dejaré para mañana; hoy fumaré, como los hombres grises de Momo, mi propio tiempo.

Categorías: Reflexiones

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.