Nuestro futuro

Publicado por garvidal en

Espalda con espalda se encontraron entre la bruma y los bostezos de un café de sábado por la mañana, con dos porras y una tostada con aguacate sobre pan de semillas que crujía, como su alma cuando se perdió en su mirada. Perdón, disculpa, sorry, se te ha derramado un poco el café, te pago otro, no, no, y una sonrisa sincera que lo rodea y lo derrota, ella baja la mirada, él rinde su bandera y en el silencio que, de repente y pese al bullicio, los devora, madura una fruta entre sus pechos. Bosquejos en inglés, frases hechas, risas nerviosas los conducen a lo largo del día, de la mano, enganchadas las miradas, pieles que se desean y se buscan hasta el amanecer de la despedida en que se besan. Y, junto a sus labios, un futuro que se prometen, una cita, un teléfono y no me olvides, que si tu me olvidas sería morir, never, my love. Pasan los días entre llamadas y citas, ella lejana pero siempre presente, él con su sabor todavía en los labios. Prometo, se dicen, prometo. Y se creen, se saben el uno del otro, se sienten pese a la distancia, pese a lo delgado del hilo que los une. Y un día, el silencio. No hay nadie al otro lado. Los noticiarios lo despiertan del embrujo, su país está en guerra, allí, al otro lado del mundo, dónde todo era un espejo del tiempo que conocemos, mueren, hieren, pelean. La busca en los telediarios, en las imágenes breves de la ciudad que ella habita, con el alma en vilo y el corazón desbocado, con el miedo prendido de verla y de no verla, con la impotencia del que nada puede contra la barbarie. No volverá a verla. La guerra les arrebatará un futuro al que tenían derecho, una guerra injusta, como lo son todas, ladrona de vidas, cómplice de pérdidas. Y él, que perderá la batalla sin poder lucharla, perderá la esperanza y la fe y, sobre todo, la perderá a ella. Ella lo perderá todo. Y nosotros los perderemos a ambos, y eran nuestro futuro.

Categorías: Microrelato

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.