Cincuenta vueltas al sol

Publicado por garvidal en

Ya son cincuenta, las vueltas dadas alrededor del sol. Quizá la inercia del giro sea la que produce este vértigo, esta sensación de haber sobrepasado, hace tiempo, la mitad de un camino extraño, de transitar una senda que solo permite ser surcada en una dirección, sin vuelta atrás, sin detenerse, sin descansar. Y la aceleración continúa, cada vez más rápido, cada vez más cerca, y ser consciente del final del camino no te lleva a disfrutar más del viaje, aunque así debería ser. La decisión de vivir ha de quedar por encima de todo lo demás, la necesidad de paladear el tiempo debe ser una obligación; eso es todo lo que tenemos, nuestro tiempo. Nos lo roban las obligaciones, los compromisos, somos cautivos de nuestra rutina, de la necesidad impuesta del trabajo, la lasciva mentira de ser el primero en algo que no sea disfrutar de cada minuto, de cada recodo. Nadie tiene todas las respuestas, pero la vida transcurre en los intervalos que tomamos para respirar entre cada pregunta que nos plantea, en el aleteo de un reloj que nos recuerda que somos finitos. Cada atardecer es una pequeña muerte dulce que hay que aprender a paladear, debemos volver a saber dilatar los veranos, a pintar las mañanas con ilusiones, a tener esperanzas, planes, futuros inmediatos que hay que completar, desterrar los “tenemos que…” que se eternizan en mentiras y usar verbos de presente, tenemos que desterrar el pasado donde quedó, atrás, y saborear las manzanas que nos da el día de hoy. Nadie come hoy con la pesca de mañana, nadie es feliz a futuro. Cincuenta vueltas al sol en las que he dejado gente atrás, he encontrado a otros que me acompañan en el camino y, seguro, todavía habrá nuevas vidas que se cruzarán con la mía, cincuenta vueltas que han servido para enseñarme que, en realidad, me queda todo por hacer.

Categorías: Microrelato

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.