Universo.

Un universo entero en su mirada
y yo, asomado a sus pupilas
con el alma de puntillas
y la sonrisa empapada
de sus besos
solo me veo en su reflejo.
Abrochado a sus pestañas,
recorriendo sus aromas
cercado por sus susurros
me dejo llevar y me encuentro
con el mar
con la tarde
y con recuerdos me miento.
Ha de llegar la mañana
y agazapado en su pecho
abro los ojos, cobarde
de no hallarla,
del invierno,
de que septiembre no acabe
de que se acaben sus besos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *