Atardeceres de otoño

Miré por la ventana. El horizonte parecía remachado al cielo por la sombra de los edificios lejanos, como una cremallera desdentada infinita que uniera la tierra con el firmamento. Destacaba la torre de la iglesia de Fátima, como una aguja de esmalte blanco que hilvanaba la tarde con hilo de Leer más…

La hoguera

Pensó en hacer una hoguera en el centro del patio para quemarlo todo, como un ciclo, como un ave mitológica, para renacer de las cenizas. Pero cuando el fuego se apagó volvió el frío. Quizá destruir para reconstruir no era una buena idea. Sacó al sol su mecedora y se Leer más…

La cafetería

Ese hombre parece parte del mobiliario. Puedo verlo al pasar, cada mañana, frente a la cafetería, tras el cristal, sentado siempre a la misma mesa, con el café que se empobrece junto a él ya frío, ignorado, la mirada fija en un punto impreciso del pasado y los codos apoyados Leer más…

Apláusos

Volver a casa era siempre tan complicado como lo fue para Ulises regresar a Ítaca. Los cíclopes siempre mostraban su ojo rojo, las calles, empapadas de gente, le enviaban galernas de seres humanos que la llevaban a luchar contra la marea, cada paso era una derrota, cada metro un infinito Leer más…

La hoja

Caminaba por la mañana sombría, húmeda por el parto del día que despertaba conmigo. Los días de otoño despiertan tristes, como los abrigos olvidados en las perchas de los hoteles durante el verano. Una pátina delgada de rocío se desperezaba por las calles empapando las ramas de los plataneros que, Leer más…