Azucena

La vida, para Azucena, era como el escaparate de una pastelería, habitada por todas aquellas delicias a tan solo unos centímetros, pero inalcanzables, alejadas de ella por una barrera infranqueable, por un muro de cristal tan cruel como liviano. Tanto le habría dado que estuvieran pintadas sobre la pared; eran Leer más…

Los lunes

La tristeza son los lunes, la rutina que doma, el sabor amargo del café vespertino que intenta llenar los huecos que deja la soledad del camino al trabajo, la ira contenida que se paga con los débiles y los pacientes. Los lunes son la derrota de la libertad, el flagelo Leer más…

La hoguera

Pensó en hacer una hoguera en el centro del patio para quemarlo todo, como un ciclo, como un ave mitológica, para renacer de las cenizas. Pero cuando el fuego se apagó volvió el frío. Quizá destruir para reconstruir no era una buena idea. Sacó al sol su mecedora y se Leer más…

Dónde mora el deseo

Le hipnotizaba verla caminar. El péndulo de sus caderas lo sacaba de allí dónde estuviera y anulaba su voluntad. Andar dos pasos por detrás de ella era lo más parecido a volar. Se transportaba entonces a su piel, suave, al olor ligero a limones y flores, al tacto liviano del Leer más…

La cafetería

Ese hombre parece parte del mobiliario. Puedo verlo al pasar, cada mañana, frente a la cafetería, tras el cristal, sentado siempre a la misma mesa, con el café que se empobrece junto a él ya frío, ignorado, la mirada fija en un punto impreciso del pasado y los codos apoyados Leer más…

Pérez cuadrado

Pereza era su nombre de pila. Cuando su madre se quedó embarazada le preguntaron si estaba feliz por su embarazo y ella contestó que lo que tenía era una enorme pereza dentro y así la llamó, Pereza, Pereza Pérez, para más inri, Pérez al cuadrado, como la llamábamos nosotros. Era Leer más…

Apláusos

Volver a casa era siempre tan complicado como lo fue para Ulises regresar a Ítaca. Los cíclopes siempre mostraban su ojo rojo, las calles, empapadas de gente, le enviaban galernas de seres humanos que la llevaban a luchar contra la marea, cada paso era una derrota, cada metro un infinito Leer más…

La hoja

Caminaba por la mañana sombría, húmeda por el parto del día que despertaba conmigo. Los días de otoño despiertan tristes, como los abrigos olvidados en las perchas de los hoteles durante el verano. Una pátina delgada de rocío se desperezaba por las calles empapando las ramas de los plataneros que, Leer más…